El vegetarianismo

Los motivos más importantes suelen ser motivos religiosos ( vegetarianismo budista, vegetarianismo jainista), motivos dietéticos o de salud, motivos éticos o motivos ecológicos (por considerar que la ganadería industrial perjudica al medio ambiente y resulta insostenible). Entre estas dos últimas categorías existen también vegetarianos estrictos que no solo rechazan cualquier alimento de origen animal, sino también otros productos de origen animal, como las prendas de lana, cuero, seda o piel, los cosméticos elaborados con sebo, lanolina, lactosa, gelatinas, estereatos u otras sustancias químicas de origen animal, y rechazan incluso la experimentación farmacéutica en animales. En el segundo decenio del siglo XXI, de hecho, los adjetivos vegetarian y vegan pasaron a usarse cada vez más como eufemismo comercial para vender mejor o más caros productos que nada tienen que ver ya con las verduras o los productos de origen vegetal; es el caso, por ejemplo, de expresiones como vegetarian leather o vegan leather (cuero vegetariano) en referencia al cuero sintético o polipiel, que es un plástico yo diría que muy poco ecológico.

Y capítulo aparte merecerían los nuevos alimentos que aparecen cada día en los supermercados, al albur de la moda vegetariana; pienso, no sé, en alimentos novedosos con nombres como veganaise (mayonesa sin huevo), mylk (leche vegetal) y soyrizo (chorizo de soja).

Un articulo de F.Navarro

Deja un comentario